La vereda de San Antonio se encuentra situada en el norte del departamento del Cauca, en el municipio de Santander de Quilichao, línea noroccidental de la vía que conduce de la cabecera municipal al municipio de Buenos Aires.   San Antonio dista cinco kilómetros de Santander, tiene una altura entre el nivel del mar de 1.100 metros aproximadamente con una temperatura de 23°C, su extensión aproximada es de 959.160 hectáreas.  Los límites de San Antonio por su parte son: Al norte con la vereda de Chiribico, al nor-occidente con las haciendas de la Custodia y la primavera y por el cerro Garrapatero. Al sur  con el río Agua limpia: sur oriente con la vereda de Ardovela: el río Quinamayó: al nororiente separa a San Antonio del Barrio San José.  San Antonio en su interior cuenta con dos centros denominados Brasilia Unidos y Taminango, esto obedece a la necesidad de canalizar auxilios oficiales a través de las tres juntas de acción comunal.  Sobre el origen de san Antonio como asentamiento humano no hay documento escrito teniendo en cuenta la tradición oral, Los antecedentes socioculturales, al igual que la economía de la vereda básicamente son datos recopilados de entrevistas hechas a los ancianos de la vereda, los primeros pobladores fueron 20 negros liberados que trabajaban labrando la tierra en las haciendas cercanas de San Julián y Cuprecia, estos trabajaban parte de la semana en los cultivos de arroz y maíz y el resto se dedicaban a sus propios cultivos. Surgieron problemas a raíz de daños en los cultivos, por el ganado y los continuos atropellos por parte de los patronos, por tal motivo éstos trabajaban en las minas y regresaban a las haciendas, a medida que iban haciendo finca se vieron en la necesidad de radicarse en la vereda, estos pobladores se basaron en la minería y como alternativa la agricultura, el cultivo principal era cacao actividad que se hacia a baja escala, juntos combinaban para la subsistencia de los mismos. Este proceso, al parecer, tuvo lugar entre 1880 y 1885 cuando ya estaban organizados en la mina de San Antonio. 

Geografía de la vereda. La vereda de San Antonio esta ubicada a 5 kilómetros de Santander Quilichao tiene una extensión aproximada de 959.160 hectáreas los límites de San Antonio al norte con la vereda de Chirivico, al sur con el río de Quinamayó, el cerro de Garrapatero al occidente, la noroccidente con las haciendas de la Custodia y La Primavera, al sur occidente limita con la vereda de Palmar, mientras al nororiente separa a San Antonio un terreno de caserío de San José, camino a Ardovela.  San Antonio posee dos sectores que se han denominado Brasilia y Taminango, una de las más cercanas al casco urbano del municipio de Santander de Quilichao.

Su economía. La económica de esta comunidad se ha modificado través del tiempo por diversas razones; los descendientes de los mineros se dedicaron a las actividades agropecuarias, y otros han emigrado. En la actualidad la situación socioeconómica de los sanantoneños. A partir del año 2000, algunos de los agricultores de San Antonio se radicaron en Santander de Quilichao, otros trabajan en los parques industriales o en actividades del transporte, comercio y el rebusque ante la imposibilidad de tener empleo permanente.

La problemática ambiental. En cuanto a los recursos naturales que tenia la vereda, el oro fue la actividad predominante, en 1880-1885 al paso de los años disminuyo; por tal motivo a principios del siglo XX, la agricultura tomo fuerza, utilizando practicas agro ecológicas, el suelo se trabajaba en forma fraccionada y por periodos, el abono se producía por desechos de la cosecha del café, plátano y el estiércol de los animales, el control de las plagas se hacia con especies vegetales la finca tradicional preservaba la capa vegetal, los ecosistemas y la fauna.  En los años 70 se combinaron cultivos de frutas y verduras por el monocultivo de la yuca, usándose para ello las zonas de pendiente y las cabeceras de quebradas por tal motivo, en estos últimos años la degradación ambiental esta afectando la cuenca del rio Quina mayó, el ciclo de lluvias y a esto se suma el arriendo de las tierras para la ganadería, situación que atenta contra la seguridad alimentaria. La combinación de estas actividades de manera irracional a través de los años sin la adecuada técnica  de cultivo en zona de montaña ocasionó deterioro ambiental por la destrucción del bosque nativo. Cabe rescatar que La vereda San Antonio aún posee riquezas en cuanto a recursos naturales, por esto se debe proteger las zonas devastadas por la erosión como el cerro Garrapatero y las zonas cercanas al río. Es necesario recurrir al proceso de alfabetización en cuanto a la formación de valores ambientales para lograr una concientización en cuanto a la protección y conservación y uso racional de los recursos existentes en la región.

Aspectos culturales. Históricamente esta comunidad no ha tenido protagonismo en el esquema cultural de nuestro país, y ha sido desdibujada del proceso de seguimiento de los aportes afrocolombianos, por tal motivo carecen del reconocimiento en escenarios nacionales e Internacionales.

Costumbres. Los pobladores de la vereda de San Antonio adoptaron raíces folclóricas africanas con la llegada de los negros a América, se introduce una cultura conservando sus más antiguas tradiciones, transcurrido el tiempo sabido a los malestares que surgió por causa de la esclavitud, emigran a regiones propicias, para desarrollar su propia expresión oral. Quedando guardado en la memoria de los antiguos, de esta manera ser transmitida a las generaciones futuras para ser replicado y ampliado de acuerdo a sus propias experiencias representadas en historias misteriosas al igual que creencias, ritos ceremoniales expresados por danzas alegres.

Celebraciones religiosas. La práctica religiosa de la comunidad posee dos la iglesia católica y la evangélica realizando bautizos, primeras comuniones, y matrimonios (católica). En el mes de julio se celebran adoraciones a San Antonio, por medio de alabanzas en busca de protección a sus cultivos.  

Danzas y bailes. Esta comunidad conserva y práctica danzas y bailes propios de su región teniendo su propia identidad cultural dándole vida a estas prácticas como:  

  • El bunde. Este se hace cuando un niño muere sin ser bautizado. 
  • La caderona. Ritmo musical acompañado de cantos y tambores. 
  • El baile del pisón. Baile donde participan 7 mujeres y 7 hombres. 
  • El baile de la mina. Caracterización de una actividad minera de la época de la esclavitud. 
  • La fuga. Danza que representa la época de la esclavitud

Share this Page